El nacimiento de “Adultez Verde”

Originalmente publicado en Recurriendo a la locura para mantener la cordura

Imagen: Adultez Verde Podcast

Llegaron (o casi) los 30. Llegó una larga época de cuarentena y restricciones sociales causadas por la pandemia mundial. Llegaron esas preguntas que habíamos ignorado en el pasado, con mayor fuerza, todas a la vez. Llegaron los redescubrimientos del significado de nuestra humanidad, de la importancia de compartir y generar comunidad. Llegó el momento de ser, aunque eso signifique salir —¡y bien lejos!— de nuestra zona de confort. Llegó el momento de (re)construir(nos) más allá de las estructuras nos hemos auto impuesto.

….

Era un fin de semana de noviembre de 2020. Luego de seis meses de silencio entre Tatiana y yo, una “casualidad” nos volvió a juntar. Decidimos hacer una videollamada y, luego de las actualizaciones usuales —novedades con la familia, el trabajo, el corazón—, hubo una nueva “coincidencia”: ambas habíamos intentado, sin éxito, involucrar a otras personas para trabajar en la creación de un podcast. Su idea inicial era revisar la diferencia de perspectivas entre generaciones sobre temas cotidianos (principalmente millennials y Z’s); la mía, invitar a la movilización y participación social alrededor de temas cotidianos (especialmente en nuestra generación). ¿Sería posible amalgamar nuestras ideas y crear algo juntas? Decidimos darnos una semana para pensar individualmente en las opciones disponibles, antes de volver a conversar.

Entre ese día y nuestra siguiente llamada ambas vivimos días retadores, que nos animaron a poner sobre la mesa temas más profundos: nuestros procesos de introspección. En resumen, el último año nos había conducido a revisar y reconstruir nuestra autodefinición, reconocer nuestro deseo de consolidarnos como miembros de una comunidad, y abrazar nuestro anhelo de construir algo propio. Notamos también que, más allá de la diferencia de contextos, nuestros aprendizajes, dudas y miedos se parecían mucho más de lo que hubiésemos podido imaginar. Así pues, decidimos que el podcast sería un espacio para conversar, reflexionar y reírnos sobre lo que se dice —y lo que no— alrededor del limbo entre la juventud y la adultez.

Nos pusimos manos a la obra y empezamos por escojer un nombre. Tras analizar aproximadamente diez opciones en tres horas de reunión, vimos la luz, se llamaría “Adultez Verde”. Pese a ser responsables de nuestras deudas y necesidades desde hace casi una década, ambas negábamos en cierto nivel nuestra condición de adultas; nos sentíamos “verdes”, poco preparadas y renuentes para habitar la adultez.

Una vez superadas las dudas logísticas, empezamos a grabar. Tuvimos al menos cinco episodios grabados antes de sentarnos a escuchar nuestra primera grabación. ¿Realmente sueno así? ¿Por qué divago tanto? ¡Mi risa delata mis nervios! ¡Tengo tal o cual muletilla!… Podría continuar. Escucharnos desde el corazón en lugar de nuestra necesidad de perfección, reconociendo y apreciando el poder de nuestra humanidad fue, sin duda, uno de los aprendizajes más inesperados y valiosos del proceso.

Más tarde, a pesar de que ya teníamos cerca de diez episodios pulidos, no parábamos de aplazar el lanzamiento. Los pretextos incluían detalles sobre el material promocional, la edición musical o la idoneidad del contexto; todo servía para seguir paralizadas por el miedo que nos daba exponernos así al mundo, especialmente ante nuestra familia y amigos. Cuando por fin lo vimos, decidimos arriesgarnos más allá de las dudas, de las expectativas y de la imagen que creamos y creímos nuestra. Hacer camino al andar era la mejor —si no, la única— forma de empezar a sanar para lograrlo.

Con la publicación oficial de nuestro primer episodio, Adultez Verde ya es una realidad. Además de ser nuestra terapia pública, aquel empujón que nos echó al agua y nos está enseñando a nadar, es un llamado a revisar juntos nuestros paradigmas y preconceptos y a darle la oportunidad a aquellas historias que aún no ven la luz.

Nos encantaría saber de tí, escuchar y compartir tus vivencias y anhelos, por lo que si algo de todo esto resuena contigo, te invito a ser parte de la familia Adultez Verde y escuchar nuestros episodios, disponibles a través de Anchor y Spotify todos los miércoles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s