Identidad y profesión

Publicado originalmente en Recurriendo a la locura para mantener la cordura

Fotografía: Klelia Guerrero García

¿Creen que quien a lobos se junta, a aullar aprende? De ser el caso, ¿cuál es la “manada” con la que más compartimos?

Para muchxs de nosotrxs, será nuestro trabajo: con la división cada vez más difusa de horarios en los que trabajamos y con la invasión de espacios que el ejercicio contemporáneo de muchas profesiones supone, este componente puede tomarse fácilmente la mitad de nuestros días.

Pero, ¿qué tanto puede incidir en nuestra identidad el ejercicio de una profesión? En el episodio 7 de Adultez Verde: “¿Y si alineamos nuestra profesión y nuestra pasión?”, conversamos con Estefanía Gordillo sobre sus experiencias y aprendizajes alrededor de la decisión de migrar del mundo de la abogacía al del canto.



En esta ocasión, las reflexiones que comparto vienen de un par de recursos de una entrevista a Wes Moore (Super Soul podcast) que encontré muy valiosas con respecto a este tema:

1. Cuando somos niños, nos dicen qué hacer cómo hacerlo y cuándo hacerlo. La adultez puede ser el primer respiro, la primera oportunidad para hacernos cargo, de verdad, de nuestros días. El problema es que, para cuando llega este momento, hemos encontrado tantas distracciones en el camino que ya se nos ha olvidado cómo hacerlo. Y sentirnos “poco preparadxs” para tan grande responsabilidad causa miedo.

2. ¿Por dónde empezar? ¿Hacia dónde ir? Las señales siempre están ahí, solo que no somos capaces de verlas gracias a ese miedo y a esas distracciones. Nuestra voz interna y los llamados de atención externos tienden a ser progresivamente más fuertes hasta que, eventualmente, consiguen capturar nuestra atención —y con suerte, también nuestra acción—.

3. ¿Por qué haces lo que haces? ¿Porque es tu especialidad? ¿Porque paga tus viajes? ¿Porque es de las mejores opciones en el sector?… Si tras tres respuestas aún no sale la respuesta “porque me apasiona”, quizás sea una señal para reconsiderar lo que hacemos con nuestros días. Asimismo, si alguna vez nos preguntan esto y no somos capaces de explicarlo claramente, puede significar que tampoco lo tenemos claro.

4. El peor resultado de una crisis es hacer de cuenta que no pasó. Si nos encontramos en una situación así, la invitación es a mantenernos alertas, a estar abiertxs a escuchar, a ver, a intentar. ¿Es riesgoso? ¡Por supuesto! Pero más vale coquetear con el fracaso que nunca bailar con el gozo de hacer lo que nos mueve de verdad.

5. Encontraremos significado con aquello que haga nuestro corazón latir un poco más fuerte, en aquello que brille de color cuando lo demás se vea gris. Encontraremos nuestro servicio cuando veamos la conexión entre eso que nos da significado y alguna de las grandes necesidades del mundo. Cumpliremos nuestra misión cuando tomemos acción al respecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s